Publicado el

13 razones del por qué debes hacer ejercicio por las mañanas

Podríamos decir que hay dos tipos de personas en el mundo. Los de la mañana y los de la noche. Cada uno tiene un conjunto de rasgos reservados y específicos, lo cual no quiere decir que aquellas personas nocturnas no puedan asumir hábitos de un madrugador.

Hacer ejercicio por las mañanas es algo que la mayoría de gente alguna vez en su vida se lo ha prometido, pero la mayoría no logran seguir adelante. Tendemos a decir frases como “voy a ir después del trabajo”, “iré el fin de semana”. Pero todas estas excusas tienen que parar.

Tu salud y tu bienestar físico son mucho más importantes que todas estas excusas sin sentido. Saber los beneficios que obtendrás, por ponerte la alarma una hora antes te harán salir de la cama.

Estos son las 13 razones que necesitas saber para poder cambiar tu vida a una más activa y saludable.

1.Se establece una pauta para el resto de tu día

Empezar las mañanas con una sesión de ejercicios te hará tener un mejor estado de ánimo, por lo que tendrás una felicidad extra antes de entrar a trabajar.

2.Te motiva a querer comer de forma saludable

Ser consciente de las calorías quemadas aproximadamente en el ejercicio, te hará tomar las decisiones correctas para las comidas de todo el día. Serás mucho más propenso a optar por una opción saludable.

No te dejes llevar por el pensamiento incorrecto de comer mal, por el simple hecho de haber hecho ejercicio.

3. Estarás más productivo

Esta actividad matutina te hará tener otra actitud y por lo tanto te hará ser más productivo en tu trabajo.

4. Una vez que tu cuerpo se haya acostumbrado, podrás tener un mejor entrenamiento que si lo haces por la noche

Nuestros cuerpos están preparados para dar el máximo rendimiento hacia el mediodía, pero los estudios demuestran que una vez que tu cuerpo se acostumbre a entrenar por la mañana esta fuerza la obtendrás a primera hora.

5.Despertar tu metabolismo

Tu metabolismo será amplificado y seguirá funcionando para permanecer en constante movimiento durante todo el día, lo que significa que seguirás quemando calorías después de terminar con tu entrenamiento.

6.Estarás orgulloso desde primera hora

¡Antes de que tu día comience, habrás logrado algo! ¿Cuántas otras personas pueden decir esto?

7.Ni siquiera necesitas salir de casa

Si tienes maquinaria de gimnasio en casa, puedes perfectamente utilizar una bicicleta o cinta a primera hora de la mañana para activarte. Así no tendrás por qué ir a pasar frío a la calle.

8.En realidad te quedará más tiempo

Esta organización por la mañana te hará tener más tiempo libre después de trabajar.

9.Te verás diferente

Un horario riguroso y por tanto un compromiso te hará tener una vida completa.

10.Simplemente hace que tu día sea mucho más fácil

La liberación de tensión por la mañana, seguro que te proporciona un día mucho más fácil y tranquilo. En el que el estrés no tiene lugar.

11.¿Alguna vez has visto el gimnasio lleno a las 7 am?

Es difícil encontrar un gimnasio lleno de gente muy temprano por la mañana, por lo que se convierte en ideal para ti. Di adiós a las esperas por las máquinas o la multipower.

12. Ayuda a regular el ciclo del sueño

Despertarse temprano significa llegar a la cama temprano (con suerte). Al poner a tu cuerpo en una rutina de este tipo, tu ciclo de sueño, naturalmente tiende a estabilizarse.

13. Te obliga a tener una rutina

En un mundo en el que normalmente estás en estrés o caos, tener una rutina es un soplo de aire fresco, para tener una cierta estabilidad en tu vida. Eso es exactamente lo que una rutina matinal te puede proporcionar.

Por: Steven Essink

Publicado el

6 tipos de entrenamientos para realizar en tan sólo 15 minutos

Seguro que te resulta familiar: “quiero hacer ejercicio, pero no tengo tiempo”.

Después de esto, ya sabrás por dónde empezar. Cuando se trata de entrenamientos rápidos, lo mejor es que los planifiquemos con antelación. ¿Y quién mejor para hacer un buen entrenamiento de 15 minutos que algunos de estos entrenadores top? Pedimos a 6 de ellos que nos cuenten su rutina de entrenamiento cuando sólo tienen 15 minutos. Ahora ya no tendrás excusa y dispondrás de 6 grandes opciones, de las cuales sólo necesitarás equipo para dos.

En el caso de que no supieras como realizar alguno de estos ejercicios, acude a Google o echa un vistazo a algunos de nuestros blogs.

1.Benjamin Wegman:

Es entrenador en The Fhitting Room en la ciudad de Nueva York y nos propone la siguiente rutina de ejercicio:

En 10 minutos, completar 20 repeticiones de cada movimiento y tantas rondas del circuito como sea posible:

  • Push-up
  • Sit-up
  • Squat

Durante los últimos 5 minutos, completar 10 burpees cada minuto, en otras palabras, realizar 10 burpees en 60 segundos, descansando sólo el tiempo restante de dicho minuto.  Al comienzo del siguiente minuto, realizar 10 burpees de nuevo.

Publicado el

El entrenamiento de 20 minutos de un campeón de CrossFit

Jason Khalipa es capaz de hacer 50 flexiones seguidas, sentadillas con 250kg de peso, levantar peso muerto de 249kg, y correr 5 km en 23 minutos y 20 segundos. De hecho, ganó el título del hombre más en forma de la tierra en los CrossFit Games de 2008, y siempre se ha situado en el top 20 desde entonces.

En alguna ocasión, publicaciones reconocidas alrededor del mundo tuvieron la oportunidad de entrevistar al atleta de élite y preguntarle si podía compartir con ellos su mejor consejo de fitness, y su respuesta fue: “No necesitas más de 20 minutos. Pero hay que darle duro”.

1.Céntrate en la intensidad, no en el tiempo.

No se trata de cuánto tiempo le dedicas a hacer ejercicio, sino de si el tiempo que le dedicas al entreno es realmente eficiente y lo suficientemente duro. Más vale hacer menos tiempo, y administrarlo de forma más eficaz, con una intensidad adecuada, que mucho más tiempo sin intensidad ni solvencia.

2.Esfuérzate al máximo.

Cuando acabes un entreno debes preguntarte si realmente te has esforzado y has trabajado duro. Si la respuesta es “sí”, entonces es que vas por buen camino y estás realizando un buen trabajo.

3.Diviértete.

Entrenar con amigos siempre ayuda a motivarse mutuamente y hacer el entreno más llevadero. Debes pasártelo bien y no verlo nunca como una obligación. Si no te lo pasas bien, sencillamente no deberías hacerlo.

4.Ponte en forma en 20 minutos, 3 veces por semana

Llévate el móvil, ponte música y prepara el temporizador para darle al botón del play. Tan pronto como se inicie el temporizador, tienes que empezar a moverte. Realiza de 2 a 3 minutos de jumping jacks (saltos de tijera) y luego un AMRAP (tantas rondas como sea posible) de 20 minutos de 15 sentadillas, flexiones y abdominales. Suena fácil, ¡pero ya verás cómo quema!

Por: Delfina Casanova.

Publicado el

5 sentadillas para obtener glúteos sexys sin salir de casa

¿Cómo tonificar los glúteos para conseguir lo que siempre has deseados? Aquí te enseñaremos cincos ejercicios concretos para el trasero, y sin lugar a dudas, el mejor de todos, las sentadillas.

Por su simplicidad, su versatilidad y, sobre todo, por sus magníficos resultados, las sentadillas son el entrenamiento perfecto para trabajar el trasero. Además, también son una excelente manera para fortalecer las caderas, los muslos y, según que modalidad escojas, también se puede trabajar la resistencia cardiovascular. Lo más maravilloso de todo es que cuando haces una sentadilla, lo único de lo que debes preocuparte es de la ejecución del movimiento.

Desde Feriafit, queremos ayudarte a de tus deseos una realidad. Por eso, te traemos los mejores ejercicios de sentadillas para conseguir unos glúteos de ensueño. ¡Ahora sólo te hace falta ir a por ello!

1. Sentadilla con peso corporal

Esta es una sentadilla simple y sin artificios. Sencillamente, tienes que utilizar tu propio peso corporal para realizar el movimiento.

  1. Ponte de pie manteniendo una postura rígida y con los pies respetando la misma amplitud que las caderas.
  2. Para ganar en equilibrio, puedes poner tus manos por detrás de la nuca.
  3. Ahora, debes desplazar tu cadera ligeramente hacia detrás y flexionar las rodillas hacia delante. Mientras haces este movimiento, también debes desplazar también tu pecho hacia delante. Tu cuerpo debe ir bajando poco a poco hasta llegar lo más abajo que puedas.
  4. Ahora, debes aplicar la misma presión para volver a la posición inicial. Eso cuenta como una repetición.

2. Plié Squat

En este tipo de sentadilla puedes incorporar un peso. Aunque, si te estas iniciando, lo mejor es empezar con las manos libres y centrarte en la ejecución. Recuerda que, en esto de las sentadillas, lo más importante es la posición corporal que mantienes a lo largo de todo el ejercicio.

  1. Empieza erguido manteniendo los pies más separados que la amplitud de tus rodillas. Tus pies deben apuntar hacia afuera.
  2. Si optas por sujetar una pesa, debes sujetarla con las dos manos y ponerla justo por debajo de tu ombligo. Mantén la espalda recta y rígida y la mirada al frente.
  3. Saca pecho y desplaza ligeramente tu trasero hacia detrás. Poco a poco, ves bajando tu posición hacia el suelo, el objetivo es acabar con los muslos en paralelo con el suelo.
  4. Para volver a la posición inicial, debes desplazar tus caderas hacia delante y empujar hacia arriba.

   3.Pulse Squats

Esta es una sentadilla muy similar a la sentadilla de peso corporal solo que, en esta ocasión, se añade un plus de dificultad. Cuando llegas abajo, en vez de erguirte del todo, tienes que hacer pequeños rebotes para marcar bien la posición final.

  1. Como en la sentadilla de peso corporal, debes empezar el ejercicio manteniendo los pies a la misma amplitud que las caderas.
  2. Ahora, debes mantener las manos juntas justo delante del pecho. La espalda, debe permanecer rígida y debes sacar los pectorales hacia afuera. Ahora, debes apretar los músculos de la espalda inferior para sacar el trasero hacia afuera.
  3. Poco a poco, flexiona las rodillas y ves desplazando tu tronco superior hacia abajo hasta mantener los muslos en paralelo con el suelo.
  4. En vez de erguir completamente tu cuerpo, álzate hasta la mitad del recorrido y vuelve a bajar haciendo pequeños rebotes. Sube y baja hasta cinco veces y luego puedes recuperar la postura rígida.

  4. Plyometric Squats

Lo mejor de este tipo de sentadillas es que, además de tonificar los glúteos, con las sentadillas pilométricas consigues hacer un ejercicio de cardio intenso.

https://feriafit.com/wp-content/uploads/2017/02/nlg3-1.png

  1. Igual que con la sentadilla de peso corporal, debes empezar manteniendo los pies a la misma amplitud que tus caderas,
  2. Las manos, juntas y delante del pecho. La espalda, rígida y erguida y debes sacar los pectorales hacia fuera. Ahora, aprieta los músculos de la espalda inferior para sacar el trasero hacia afuera y hacer fuerza con las caderas para desplazarse hasta abajo.
  3. Flexiona las rodillas y ves desplazando poco a poco tu tronco superior hacia abajo hasta mantener los muslos en paralelo con el suelo.
  4. Cuando estés en esa posición, separa las manos del pecho y levanta tus codos hacia detrás para que acaben apuntando hacia el techo. Luego, toma impulso y salta para recuperar la posición inicial.
  5. Cuando estés suspendido en el aire, trata de mantener la posición más recta posible. Debes conseguir formar una línea recta que recorra tu cuerpo desde las manos (levantadas por encima de la cabeza) hasta los pies. Eso cuenta como una sentadilla.

  5. Sentadillas de una pierna

En este tipo de sentadilla entra en juego el equilibrio corporal. Con este ejercicio consigues trabajar de una forma muy intensa y de manera individual cada uno de tus glúteos.

https://feriafit.com/wp-content/uploads/2017/02/nlg3-2.png

  1. Empieza con los dos brazos extendidos por delante de ti.
  2. Ahora, desplaza una de tus piernas hacia delante. Has de conseguir hacerlo sin flexionar la rodilla y con el pie siempre apuntando hacia el techo.
  3. La otra rodilla, flexiónala ligeramente para conseguir hacer una sentadilla.
  4. Como siempre, mientras haces esto debes mantener la espalda recta y el pecho desplazado hacia delante. El pie de apoyo debe apuntar hacia la misma dirección que el otro pie. Cuando llegues a tu límite, vuelve hasta la posición inicial.