Publicado el

Este hombre dejó de fumar y con el dinero ahorrado reformó su casa, viajó y mucho más

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” video_preview_image=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” margin_top=”” margin_bottom=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=””][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ spacing=”” center_content=”no” hover_type=”none” link=”” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding=”” dimension_margin=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_text]

Nilo Veloso tiene 66 años y acostumbraba fumar 3 paquetes de cigarrillo por día. Sin embargo, un día una molestia cardíaca mientras conducía lo motivó a abandonar el tabaco y vencer su adicción tras 34 años. Si bien ha pasado mucho tiempo desde la última vez que probó un cigarro, aún conserva una costumbre de aquella época, con una excepción. el dinero que antes gastaba en comprar paquetes, ahora lo usa para ahorrar.

Gracias a esto, Veloso consiguió en 12 años conocer el mundo, disfrutar de nuevos pasatiempos e invertir en su hogar: «Empecé a fumar con unos 20 años, en aquella época era considerado un encanto. Fui fumando cada vez más y llegué a fumar 3 paquetes al día en los dos últimos años, hasta que el 24 de julio de 2005 lo abandoné”, recuerda el jubilado.

Su dependencia era tal que lo primero que hacía al despertarse era tomar un vaso de agua y fumar. Ni siquiera podía esperar al desayuno. Esta fue su rutina hasta que un día, cuando tenía 54 años, le sucedió algo que cambiaría su forma de ver las cosas: «Estaba conduciendo y empecé a sentir mareos. Hasta que de pronto, se me nubló la vista y tuve que parar el coche».

ex fumador ahorros 2
ARCHIVO PERSONAL / NILO VELOSO

El episodio terminó por ser solo un susto, pero fue suficiente para que Nilo decidiera abandonar el cigarrillo para siempre. No solo lo consiguió, sino que al día de hoy continúa ahorrando todo el dinero que gastaría diariamente en comprar aquello que le hacía tanto mal.

«Ya lo había intentado con remedios y los parches de nicotina, pero nada funcionaba». Sin embargo, tras aquel episodio, él asegura que no necesitó más nada: «Había sucedido un milagro. Nunca más tuve ganas de fumar», afirmó el jubilado. Desde entonces, cada 13 de mayo, Veloso peregrina para agradecerle a Nuestra Señora de Fátima por lo sucedido.

Esto hizo con el dinero ahorrado

Con el dinero ahorrado, Nilo conoció el mundo junto a su esposa y viajó a Argentina, Chile y Uruguay. No solo eso, también renovó los muebles de su casa, cambió el colchón de su cama, compró una computadora y una bicicleta de fibra de carbono que usa para ir a pedalear con sus amigos 4 veces por semana.

ex fumador viaje
ARCHIVO PERSONAL / NILO VELOSO

“Comencé juntando 2 dólares con 30 centavos por día. Hoy estoy guardando casi 5 dólares todos los días hasta julio, que es cuando abro la alcancía. En promedio, estoy juntando cerca de 1800 dólares al año “, cuenta orgulloso.

Mientras tanto, Veloso ya piensa qué hacer con el dinero que ahorrará. Con lo juntado en 2017 irá a visitar a un amigo de la infancia y con lo ahorrado en 2018 cumplirá su sueño de viajar al Carnaval de Río de Janeiro para desfilar junto a su escuela de zamba, llamada «La Mangueira».

La alegría de haber abandonado el vicio

Han pasado más de diez años desde aquel día en el que Nilo decidió cambiar su vida. En todo este tiempo, el hombre asegura que nunca más sintió ganas de fumar y que desde entonces, todo cambió para mejor. «A principios de 2006 empecé a pedalear. Hoy pedaleo 28 km los martes y jueves y más de 50 km los sábados y domingos. Mi pelo ha mejorado, mi piel ahora es limpia, hasta el gusto del agua se ha vuelto diferente», dice orgulloso.

 

By: Pablo Pinna

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]